Remedios para la dentición recién http://espanapildoras.com/ disfunción eréctil hidrocele
  • 14.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: Público.es

    La salida de España de muchos inmigrantes, acogiéndose o no a los planes oficiales de retorno, empieza a provocar un descenso demográfico notable. Sin embargo, incluso ya se están dando casos tan peculiares como el de algunos extranjeros que adquirieron la nacionalidad española y que desean renunciar a ella para poder acogerse a los incentivos de dicho programa: “Tengo referencias, al menos, de un par de estos casos. El programa incluye el pago de los billetes y se puede acceder a la capitalización del subsidio de desempleo, si eres extranjero. Así que muchos ecuatorianos y colombianos que accedieron a la nacionalidad española, quieren regresar y no se pueden acoger porque son nacionales españoles y algunos de ellos se han acercado a asociaciones o registros civiles para preguntar cómo se podía dejar de ser español”.

    Seguir leyendo…

    Tags: , , , , , , ,

  • 12.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: Público.es

    La policía parece contar con una importante prueba contra la supuesta célula yihadista detenida en Algeciras: sus integrantes eran pésimos pilotos de aeromodelismo, según revela el video encontrado en un garaje. Si ese es el principal indicio con que cuentan nuestras autoridades contra esa presunta organización armada, apaga y vámonos. Los muyaidines lo mismo celebran en casita el fin del ramadán el próximo 19 de agosto. Ojalá que no sea así por dos motivos: porque contemos ya en nuestro país con unidades verdaderamente eficaces para defendernos de dicha modalidad terrorista sin confundir los detergentes con los explosivos y, en primer lugar, porque no se vulneren a capricho las garantías del Estado de Derecho no más se cruce un Corán bajo la lupa de nuestros investigadores. Inch Allah.

    El actual Gobierno debiera recordarlo al dedillo porque su partido sigue sin creerlo: en España, padecimos aquel 11 de marzo de 2004 uno de los atentados más trágicos que se han cometido usando el nombre de Alah en vano. Nos hace falta un arma poderosa para combatir a ese fanatismo: rigor en el análisis y chivatos cojonudos. Y a pesar de que existen profesionales como la copa de un pino que se afanan en seguirles la pista,  la enumeración de nuestros fracasos en eso que llaman terrorismo global parece mucho mayor que la de nuestros aciertos. Ahora, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reclama cambios en la legislación española para hacer frente a ese reducidísimo cupo de musulmanes que no están muy de acuerdo con que la palabra Islam signifique paz. ¿Qué cambios? ¿La patada en la puerta de las medersas? ¿O la legalización del sinfín de mezquitas clandestinas que siguen existiendo en este país porque la xenofobia al uso no permite la construcción de dichos templos con todas las de la ley? ¿O vamos a usar esa amenaza cierta como una simple coartada reaccionaria? El miedo guarda la viña, rezan los clásicos.  Ponga un yihadista en su vida para reforzar los retrocesos en materia de garantías que venimos sufriendo desde que la gente de orden volvió a La Moncloa.

    Seguir leyendo…

    Tags: , , , , , , , ,

  • 10.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    Los veranos ya no son como antes. Incluso este año la Obregón no ha posado en bañador, al secundar a la Familia Real que no festejó el quincuagésimo aniversario de su boda por aquello de la crisis, aunque nuestros monarcas no concretasen bien a qué crisis se referían.

    Pero siempre nos quedará Sánchez Gordillo. El eterno alcalde de Marinaleda y líder de los jornaleros andaluces protagonizó esta semana su habitual alarde veraniego mediante la toma del palacio de los carritos, con sendas ocupaciones de supermercados en Écija y en Arcos. Operación Robin Hood: se trataba de mangar alimentos de empresas del ramo para repartirlas entra las ONG que ya ni siquiera tienen gobierno que las utilice porque está demasiado ocupando persiguiendo periodistas y asociaciones de consumidores. Medio mundo volvió a cargar las tintas contra el barbudo parlamentario de IU, tildándole de demagogo, antisistema y otros pecados. Sin embargo, para mí que ya no funciona ese salmo responsorial. Y es que el personal, pendiente de un ERE, parado sin paro, funcionario congelado o autónomo sin cobros, ya empieza a preguntar quién es el demagogo y quién el antisistema.

    Sánchez Gordillo, a fin de cuentas, se ha metido a Curro Jiménez, pero el Gobierno electo prefiere ser Fagin, el maestro de carteristas de Oliver Twist, aplicándonos la severa disciplina del bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos, pero los ricos se seguirán librando de que les subamos los impuestos. ¿Cuál era nuestro sistema? El de la educación y la salud para todos. ¿Qué va quedando de todo ello cuando se estrangula a la enseñanza pública, se impone el repago farmacéutico y se expulsa de una patada a los inmigrantes de nuestras consultas? A los sin papeles se les quitará la tarjeta sanitaria el 1 de septiembre y al resto, a pesar de lo que ya han cotizado, se les exigirá que pague más al seguro que a un médico privado. Al facherío le parecerá bien, seguro, pero hasta que vea como termina pagando la radiografía hasta Roberto Alcázar, Pedrín y el Guerrero del Antifaz.

    Aquí el sistema no se está hundiendo, sino que lo están hundiendo. Y el nuevo Cojo Manteca que rompe las farolas de todo lo que suponía nuestra civilización se llama ahora Mariano Rajoy. ¿Cómo vamos a tildar de perroflauta a Sánchez Gordillo teniendo a mano a Cristobal Montoro y a Luis de Guindos? El del pañuelo palestino al menos roba a los tenderos para darle choppedpork a los carpantas. Ese Gobierno tan listo que iba a ser nuestro mesías nos está mangando a todos para dárselo a los bancos. De hecho, ignoro por qué la policía no hace una redada en el Consejo de Ministros. Está lleno de punkies.

  • 05.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: Público.es

    No sabemos si salvarán el euro, pero de momento nos están echando a perder la democracia. Nos asustan y nos ajustan. Ya han convertido la Constitución en un libro de cheques sin fondos: que se ajusten, coño, gritan humillantemente a nuestro congreso de los diputados el tricornio de la troika, la acorazada Brunete del Bundesbank, el elefante blanco del banco central europeo. Los mercados uniformados tienen a la salud y la educación acorraladas en el hemiciclo, mantienen a las pensiones como rehenes y han bancarizado los medios de comunicación con los suplementos de color salmón apuntándonos a la nuca.

    Del ruido de sables, a la machacona música de las agencias de rating, sin nadie que parezca preguntarse verdaderamente en voz alta: ¿y si nos rebelamos y organizamos un maquis de ideas frescas, una guerrilla desarmada contra tantos desalmados?

    El Rey se cae y España también. Los monárquicos dirán que nuevamente su señor está a la altura de las circunstancias. Si se le comparase con la Alemania de hoy –socialdemócratas y democristianos vuelven a cabalgar juntos en esto–, la Margaret Thatcher de ayer parecería una militante de la Joven Guardia Roja. Aunque la asignatura pendiente de la deuda española la dejan para septiembre, los dueños del cotarro repiten el estribillo de que vamos en la dirección correcta: por eso, Mariano Rajoy habla en pesetas y Alberto Ruiz Gallardón en Queipo de Llano. España dejará de ser verdaderamente grande y libre, como durante los últimos treinta años, pero volverá a ser una, a fuer de arrinconar a las autonomías contra las cuerdas. Lo que no pudieron los tirantes de Fraga Iribarne lo podrá, a pesar de las tiranteces, el consejo de política fiscal y financiera prácticamente en manos de un partido que nunca creyó en el café para todos ni en más nacionalidad que la de los estancos. Si no te gustan las noticias, decapita a Ana Pastor. Al No-Do de este formidable Gran Hermano le parece chungo que los sindicalistas como Ignacio Fernández Toxo tengan vacaciones y les resulta lógico que nuestro presidente se tome un asueto aunque ya no se lo pague la Red Gurtell y coloque de becario de nuevo a su parachoques Esteban González Pons.

    Aunque ya hace mucho que supimos que no se juega con las cosas de comer, volveremos a cambiar la dieta mediterránea de los comedores escolares por el phoskitos y nuestros hijos tendrán que decidir otra vez si olvidarse del donut o de la cartera camino de un colegio  que será menos público, a bordo probablemente de transportes privatizados como lo será Renfe, con una flota más vieja que la de Argentina. Del cheque bebé al no hay un duro para las guarderías apenas han pasado dos años. Hubo un tiempo que nuestros gobernantes amasaban promesas imposibles. Hoy se afanan en recortes más que probables, que nos llevarán más temprano que tarde a los diez millones de parados, mano de obra barata para que los salarios se desplomen hasta el 30 o el 50 por ciento incluso entre los yuppies que han logrado milagrosamente recolocarse después de pasar el sarampión de un ERE.

    Dirán que el rescate por venir será suave, que es lo mismo que pregonar que nuestros soldados van a la guerra, en misiones de paz, para matar poquito. Sin embargo, lo peor no es que nos venzan, sino que nos dejemos derrotar. Si nos congelan los sueldos, congelémosles la sonrisa. Si pretenden quitarnos la ley de dependencia, declaremos nuestra independencia. Y si nos quieren cobrar por la justicia, hagamos que ellos paguen por su injusticia.

    Contra su golpe de Estado, más estado. Contra el secuestro de la soberanía, más soberanía. Contra la democracia detenida otra vez en los calabozos de la Puerta del Sol o en los de la Puerta de Brademburgo, gritemos nuevamente, como lo hicimos entonces, en ese tiempo pretérito al que nos están llevando los viejos cangrejos del yugo sin flechas: amnistía, libertad y gobierno provisional.

    Tags: , , , , , ,

  • 03.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    No quieren arreglar la crisis, no se equivoquen. Quieren agravarla, para que echemos como un lastre por la borda todo lo que suene a democracia. El Gobierno de la mayoría absolutista no ha suprimido la serie Cuéntame para ahorrar dinero sino para que no nos demos cuenta de que empezamos peligrosamente a parecernos al pasado. Cuando nos digan que todo esto es por nuestro bien, tendremos que replicarles que nadie que te quiera te hará llorar como en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera donde la derecha mimó nuevamente a Valencia y condenó a Andalucía nuevamente al begin the beguine y retornar al espíritu levantisco del referéndum del 28 de febrero. Sólo que ahora no se trata de responder a una pregunta enrevesada sino de responder a un chantaje que puede costarnos, definitivamente, el café para todos, el 151 y todo lo que se hizo bien en los últimos treinta años.

    Quienes nos gobiernan podrían haber pensado en aumentar los impuestos contra los ricos, pero ellos son los ricos. Quienes nos gobiernan podrían haber preferido denunciar el concordato con la Iglesia, que se lleva un buen pico de este país supuestamente aconfesional. Pero ellos se creen que la Iglesia es suya. Quienes nos gobiernan podrían haber obligado a los bancos a comportarse como los bancos, pero es que realmente son los bancos quienes nos gobiernan. Así que prefieren que paguen el pato quienes no tienen culpa: los más humildes, a quienes acusan hipócritamente de haber vivido por encima de sus posibilidades. El Estado, al que culpan de la deuda cuando la deuda es infinitamente más privada que pública. Y las autonomías, que es donde el déficit no sólo se ha traducido en despilfarro sino que se ha convertido tradicionalmente en hospitales y educación para todos, autopistas sin peaje y ventanillas que ya no dicen vuelva usted mañana. Cierto es que también hubo mangantes sin fronteras, chóferes de la coca, cuñadísimos enchufados y profesionales de la pompa vana y de la palabrería. Pero no olvidemos las investigaciones con células madre, el jornal sin capataces que contraten a ojo en los cruces de caminos, los diplomas de licenciatura aunque en estos tiempos valgan poco, y la blanquiverde ondeando sobre los sueños colectivos y no sólo en los despachos de la burocracia oficial.

    Frente a aquellos que creen que la democracia es cara, debiéramos recordar que mucho más caro es no tenerla. Frente a quienes piensan que la autonomía es lujo, debiéramos espetarle que no estamos dispuestos a renunciar a él. Frente a la intervención en nuestra soberanía, más nos valiera amotinarnos al grito de más democracia. Frente al acoso y derribo de nuestra tierra, tendríamos que frenarles con un claro más Andalucía. Esto es la guerra, como en aquel entonces, como siempre. Sin embargo, ¿quién se pondrá hoy en huelga de hambre, quién saldrá a la calle a riesgo de que disparen a matar por enarbolar la bandera de la rebeldía y el derecho de no someternos al Bundesbank, a La Moncloa ni a las agencia de rating? Hay una larga batalla por delante, pero me temo que nos falta valor para librarla. Quizá es que sencillamente ya no vivamos en un tiempo de gigantes. ¿O sí?

Recomiendan