Remedios para la dentición recién http://espanapildoras.com/ disfunción eréctil hidrocele
  • Noticias 26.04.2012

    26.04.2012 РJuan Jos̩ T̩llez
    Fuente: El Correo Web

    Quién dijo que la derecha no tenía memoria histórica? Claro que, en vez de condenar verdugos y desenterrar muertos civiles en las cunetas pretéritas, pretende sentenciar a los vivos y enterrarnos a todos en el pasado imperfecto.

    Así que, de un momento a otro y ante la falta de liquidez de los bancos que siguen sin otorgar créditos, no sería de extrañar que el Gobierno central crease el cuerpo nacional de diteros. Una linda forma de rendir tributo a aquella entrañable figura del prestamista que hacía las veces de vendedor de quincalla y fruslerías, al tiempo que ejercía la usura blanda de la dita entre el vecindario. Ocurrió en un tiempo en el que aún no existían las letras protestadas, los préstamos a bajo interés, el Euríbor, el Banco Central Europeo, la Merkel ni sus mercados.

    En educación, el Partido Popular ya tiene claro que en lugar de enviar a nuestros mejores cerebros a la emigración y que nuestros ingenieros o doctores en románicas sirvan copas en Londres o atiendan mercadillos ambulantes en Oslo, mejor será no formarles. Para ello, La Moncloa acaricia la idea de restaurar el Patronato de Igualdad de Oportunidades, el célebre PIO de la tecnocracia franquista y ayudar a que uno de cada diez hijos de obreros compartan el aula con nueve señoritos, equiparando los precios de la universidad pública con la privada, hasta convertir a esta última en enseñanza concertada. Eso sí, a los becarios no les bastará con un simple aprobado. Si no tienen fortuna familiar que les compre un título, tendrán que obtener al menos seis puntos, aunque no se descarta que el tribunal correspondiente también les exija sostenerse durante media hora en un trapecio y sobrevivir a un par de novenas de monseñor Rouco Varela. Cuenta el ministro que todo ello lo hace por nuestro bien y para mejorar la excelencia española. La excelencia, la vuecencia y la ilustrísima, pues a ese paso sólo sus señorías podrán cantar el gaudeamus igitur con ciertas garantías de éxito. La costa tiene su lógica. Si la Universidad de hoy es una fábrica de parados, evitemos que los parados y sus hijos puedan acceder a la Universidad.

    Y en cuanto a salud pública, retornaremos a la era de las igualas, aquella etapa en la que estaba muy clara la diferencia entre las clínicas privadas y los hospitales de la caridad. Se trata de ahorrar en prestaciones y mantener los niveles de atención. En cierta forma es una recreación de los milagros bíblicos: para que los cojos anden, nada mejor que tengan que pagar la silla de ruedas; para que los enfermos sanen, se les cobra la ambulancia que les llevará a su sesión de diálisis; para acabar con la inmigración y con el resto de la población, no hay como que un extranjero que se encuentre sin papeles porque los haya perdido en el laberinto de la burocracia, se le diagnostique en urgencias que padece hepatitis B o C pero como no se le puede atender, mejor que vaya a contagiarla a un bar, a la parada de autobús o a la plaza del pueblo.
    Ríete de H.G.Wells. Donde se ponga Rajoy, que se quiten todas las otras máquinas del tiempo. A este paso, sólo falta, pero no mucho, que a las mujeres que aborten se les de aceite de ricino y se les pasee rapadas por las calles más céntricas.

    admin @ Jueves, 26 de Abril de 2012

  • Leave a Comment

    Please note: Comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.

Recomiendan