Remedios para la dentición recién http://espanapildoras.com/ disfunción eréctil hidrocele
  • 10.08.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    Los veranos ya no son como antes. Incluso este año la Obregón no ha posado en bañador, al secundar a la Familia Real que no festejó el quincuagésimo aniversario de su boda por aquello de la crisis, aunque nuestros monarcas no concretasen bien a qué crisis se referían.

    Pero siempre nos quedará Sánchez Gordillo. El eterno alcalde de Marinaleda y líder de los jornaleros andaluces protagonizó esta semana su habitual alarde veraniego mediante la toma del palacio de los carritos, con sendas ocupaciones de supermercados en Écija y en Arcos. Operación Robin Hood: se trataba de mangar alimentos de empresas del ramo para repartirlas entra las ONG que ya ni siquiera tienen gobierno que las utilice porque está demasiado ocupando persiguiendo periodistas y asociaciones de consumidores. Medio mundo volvió a cargar las tintas contra el barbudo parlamentario de IU, tildándole de demagogo, antisistema y otros pecados. Sin embargo, para mí que ya no funciona ese salmo responsorial. Y es que el personal, pendiente de un ERE, parado sin paro, funcionario congelado o autónomo sin cobros, ya empieza a preguntar quién es el demagogo y quién el antisistema.

    Sánchez Gordillo, a fin de cuentas, se ha metido a Curro Jiménez, pero el Gobierno electo prefiere ser Fagin, el maestro de carteristas de Oliver Twist, aplicándonos la severa disciplina del bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos, pero los ricos se seguirán librando de que les subamos los impuestos. ¿Cuál era nuestro sistema? El de la educación y la salud para todos. ¿Qué va quedando de todo ello cuando se estrangula a la enseñanza pública, se impone el repago farmacéutico y se expulsa de una patada a los inmigrantes de nuestras consultas? A los sin papeles se les quitará la tarjeta sanitaria el 1 de septiembre y al resto, a pesar de lo que ya han cotizado, se les exigirá que pague más al seguro que a un médico privado. Al facherío le parecerá bien, seguro, pero hasta que vea como termina pagando la radiografía hasta Roberto Alcázar, Pedrín y el Guerrero del Antifaz.

    Aquí el sistema no se está hundiendo, sino que lo están hundiendo. Y el nuevo Cojo Manteca que rompe las farolas de todo lo que suponía nuestra civilización se llama ahora Mariano Rajoy. ¿Cómo vamos a tildar de perroflauta a Sánchez Gordillo teniendo a mano a Cristobal Montoro y a Luis de Guindos? El del pañuelo palestino al menos roba a los tenderos para darle choppedpork a los carpantas. Ese Gobierno tan listo que iba a ser nuestro mesías nos está mangando a todos para dárselo a los bancos. De hecho, ignoro por qué la policía no hace una redada en el Consejo de Ministros. Está lleno de punkies.

  • 13.07.2012 – Juan  José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    Mariano Rajoy confirma la mayor poda de derechos sociales y laborales de la democracia y sus diputados le aplauden porque esta vez ha tenido el valor de no escaparse por el garaje. ¿Nadie va a pedirle unas lagrimitas, aunque sean de cocodrilo, como la ministra italiana del ramo cuando anunció hace meses una catástrofe semejante? A su lado, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el papel de leal oposición, es menos creíble que Montserrat Caballé interpretando a Madama Butterfly.

    Los parados son vagos, por supuesto, y el IVA, claro es, un impuesto democrático, que afecta a todos por igual, ya sean mileuristas o sin nada, los nadie del mundo que siguen desunidos y los millonetis a los que probablemente le salga un pelín más caro desayunar en Tiffanys. Mucho déficit, esa es la coartada. Mucha ideología, esa es la realidad. Aquí no se le toca un euro a las grandes fortunas ni a la Iglesia se le resta un ápice de patrimonio. Olvídense del IBI eclesiástico, de los dividendos de un banco malo, de la pasta gansa por una conferencia en Georgestown o de las morteradas de euros en el garaje de cualquier electricista. Aquí pagan el pato los de siempre, los funcionarios que al paso que van terminarán renunciando a su plaza para vender pañuelos de papel en los semáforos; los desempleados sin derecho a percibir lo que cotizaron, los pensionistas congelados, los mineros encarbonados, los cómicos sin subvenciones ni taquilla, los autónomos que pagan el IVA de las facturas que no les pagan a ellos y esa sufrida clase media que ya ni siquiera va a poder quitarse la depresión comprando a mansalva en los grandes almacenes.

    Seguir leyendo…

  • 06.07.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    Oro tenemos, cirios queremos”, sentenció Fernando Quiñones cuando se incrementó exponencialmente el número de homenajes a su figura en cuanto se supo que le quedaban tres telediarios y cuatro pelados. Algo así ocurre con el final tan celebrado de la Eurocopa de fútbol. España toda, la malherida España, era un clamor. Nos bañábamos en las fuentes de la alegría colectiva porque por fin teníamos todos, en el último trienio, algo serio que celebrar con independencia de las uvas de Nochevieja. Luego, sin embargo, vendría el rodar de cabezas, como la de la estatua sevillana de la Puerta de Jerez.

    En la medianoche del domingo al lunes, cuando el Paseo Colón era una cabalgata de coches con los colores de la Roja, un muchacho tuiteaba en su blackberry posibles citas o vítores a la selección española. Justo entonces dos energúmenos de no mucha más edad, le noquearon mediante una contundente patada en la cara y se dieron a la fuga, entre risas, con su móvil como trofeo. El joven se recobró, se levantó por sí mismo y se alejó sin demasiadas ganas de que nadie le auxiliara.

    Seguir leyendo…

  • 29.06.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web

    Le pagan un sueldo por decirle al Parlamento lo que piensa la gente y el Parlamento se enfada cuando lo hace. José Chamizo, Defensor del Pueblo de Andalucía, montó el cirio la pasada semana al decir a sus señorías, “la gente está muy enfadada, está hasta el gorro de todos ustedes, no sé si me explico”. No se ha retractado cuando, en estos días, ha vuelto al lugar del crimen. El suyo, eso es cierto, era un tono dulce, pero transparente, aunque les reprochara a los miembros de la Cámara que, en lugar de avanzar en la solución de “los problemas del personal”, anduvieran en cambio “en la peleíta”.

    Santo que mea, maldito sea. José Chamizo no es San Chamizo. A veces se equivoca, como todo hijo de vecino. Y quizá debió incorporar su propia figura institucional, que también es parlamentaria, a esa peleíta que denunció en nombre de la ciudadanía, con un formidable conocimiento de causa. Sin embargo, la frase fue certera. Y no porque viniera a coincidir con la creencia de que en tiempos de borrasca, más nos valiese cerrar filas para intentar aguantar el chaparrón que ponernos a discutir de quién es el paraguas. Es un brochazo, claro. Un titular periodístico. Como cuando Pedro Pacheco dijo aquello de “la justicia es un cachondeo” y viendo cómo se ha retirado de la carrera judicial a Baltasar Garzón y cómo ha transcurrido el caso Dívar, nadie cree que el proverbio del exalcalde de Jerez merezca notas a pie de página.

    Seguir leyendo…

  • 15.06.2012 – Juan José Téllez
    Fuente: El Correo Web


    Mientras el interés del bono español roza sencillamente el desinterés y cuando el futuro europeo no va a marcarlo la irresistible ascensión de Alemania sino la rebeldía democrática de Grecia, en Sevilla están haciendo historia los sin techo. Treinta y seis familias al borde de un ataque de desahucio se refugiaron hace varias semanas en unos pisos con vistas en San Lázaro, cuya propiedad actual también anda pendiente de un embargo. Allí, entre esas cuatro paredes de La Corrala de Vecinas Utopía, caben sobre todo mujeres, andaluzas llegadas de cerca o del otro lado del mar, niños o ancianos, estudiantes quizá eternos, una tele comunitaria, una olla que huele a patio de vecinos y a resistencia contra quienes quisieran cortarles las alas, pero han empezado por cortarles la luz y el agua. El alcalde sevillano, Juan Ignacio Zoido, entronizado ayer como nueva esperanza blanca del PP de Andalucía, debiera recordar Beau Geste: Gary Cooper muere en el asedio a un fortín perdido en el desierto, pero ningún cinéfilo recuerda a estas alturas qué actor interpretaba al perverso sargento Markoff ni quién comandaba a los tuaregs. Antes de alcanzar las altas cumbres de la oposición andaluza, durante el congreso que los conservadores andaluces celebrarán en julio, el superalcalde Zoido tendría que asumir que no puede acumular tantos cargos ni aspirar también a ser policía o casero coñazo de estos inquilinos que, si te digo mi verdad, lo que quisieran es poder pagar una renta justa, con sus recibos de suministros correspondientes. Y no pueden hacerlo como España no podrá liquidar los intereses de este rescate que no es rescate, de esta ruina que no es ruina, de esta posguerra civil del Estado del Bienestar con que nos racionan a diario los sueldos y las libertades.

    Seguir leyendo…

    Tags: , , ,

Recomiendan