Remedios para la dentición recién http://espanapildoras.com/ disfunción eréctil hidrocele
  • 14.11.2011 – Juan José Téllez
    Fuente: Público

    La monarquía entró en horas bajas cuando algunos príncipes cambiaron las carrozas por patinetes motorizados, maldita Blancanieves. Así, se veía venir que la Casa Real pudiera contagiarse de virus tan democráticos como los divorcios o los banquillos de los acusados. A este paso, acabarán mordiendo la manzana envenenada de la crisis y los recortes tal vez afecten a los presupuestos de la Jefatura del Estado. ¿Se habrá rebajado el Rey su sueldo de alto cargo? ¿Se verán afectadas las percepciones de los familiares de sus familiares por el severo ajuste de los funcionarios? Tanto IU como el Bloque han exigido ya que la tijera –aunque sea dorada—también entre en La Zarzuela.

    Empiezan a tremolar de nuevo las tricolores al socaire de que Iñaki Urdangarín, marido de la infanta Cristina, tenga malas compañías empresariales. El caso Noos puede convertirse en un nuevo motín de Aranjuez con el ejército financiero franco-alemán a punto de invadir España con las bayonetas de la contención del déficit. La presunción de inocencia de este hijo político de Juan Carlos I debiera ser tan real como la que asistía al deseado e indeseable heredero de Carlos IV. Pero resulta lógico calibrar que la primera familia de este país debe extremar su pulcritud, máxime si le asisten privilegios tan curiosos como su extremado blindaje ante las injurias.

    La sospecha sobre su yerno es el peor tendón de Aquiles del juancarlismo. Y no sólo porque la Fiscalía termine imputando al padre de cuatro de sus nietos, sino porque quizá reaparezcan viejas madrastras olvidadas: aquellos negocios de Manuel Prado, las cuentas de Banesto, o la extraña firma del monarca en la solicitud de indulto de Marc Rich, el evasor de impuestos que tenía relaciones con su cuñadísimo Luis Gómez Acebo. A lo peor el problema estriba en admitir plebeyos en las cenas de Nochevieja. Esto pasa en las mejores familias, pero quizá sería preferible que para representar a la soberanía de su pueblo, Cenicienta dejase de perder zapatos y los príncipes renunciaran a su corona. Mejor que acudan, vestidos de gala si es su gusto, al poco chic pero digno baile de las urnas. Eso sí que nos encantaría.

    Tags: , , ,

  • 07.11.2011 – Juan José Téllez
    Fuente: Público

    ¿Y si Alfredo mirase a los ojos de Mariano y le preguntase simplemente por qué ya no se ven las estrellas desde la noche de las ciudades o por qué los poetas no escriben buenos endecasílabos? Quizá entonces Rajoy le contestara que hemos ganado mucho en pantallas de plasma pero los cines de verano y los sonetos están en vías de extinción.

    Mejor que hablen de esa rara angustia del paso del tiempo antes de que la televisión sorprenda su gesto severo como si, desde el legítimo burladero de sus abultadas cuentas corrientes, pudieran imaginar lo que supone que la camisa no te llegue al cuerpo o al fin de mes. ¿Cómo sobreviven los parados que ya no tienen subsidio?, se preguntará el Hamlet que ambos llevan dentro.

    ¿Y qué quieren esos niñatos del 15M que reclaman referendos por internet como si acaso no viviéramos en un mundo perfecto en el que la Constitución puede reformarse por decreto? Ahora, asentirá uno y otro, todo es coherencia: para que un partido sea admitido en el selecto club de las elecciones tiene que ir buscando avales como para la hipoteca del banco. ¿Cómo no, si presentarse a los comicios supone hipotecarse con quien te presta el dinero para la campaña? Sus asesores quizá les recomienden que no se adentren demasiado en tales cloacas.

    ¿Qué quiere esa gente?, se interrogarán como en aquella vieja canción de María del Mar Bonet. ¿O –se dirán entrambos sin decirlo– es que no entienden esos indignados de pacotilla que la libertad es una meta conquistada y no un camino por explorar? Entre las notas que les pasen los responsables de su equipo quizá se deslice la relación de su respectivo patrimonio inmobiliario: ¿cómo plantear entonces la dación en pago sin que les entre la risa tonta? ¿Habrán asistido acaso a la humillación de algún desahucio?

    Mejor hablar de los ineludibles compromisos comunitarios, del ajuste que exigen los mercados. Ahí se felicitarán ambos por haber recobrado el espíritu del consenso y de que nuestra madurez democrática nos permita alquilar nuestra soberanía, en régimen de leasing, al Banco Central Europeo y al Fondo Monetario Internacional.

    Tags: , , , , , ,

  • 17.10.2011 – Juan José Téllez
    Fuente: Público

    Un fantasma recorre Europa, el mundo, y nosotros lo llamamos 15-M. En cinco meses, desde el 15 de mayo al 15 de octubre, ni ha cambiado el planeta ni ha cambiado España, pero tampoco nadie es el mismo de antes. Los científicos han detectado sobre la superficie terrestre unas extrañas manchas de esperanza.

    Nietos del mejor mayo del 68, hijos de la revolución de los claveles, hermanos de muchas de las primaveras árabes, ya hay una democracia real en las calles: la de aquellos que la exigen mientras los vizcondes de turno les llaman perroflautas. Los indignados se hicieron fuertes desde la Plaza del Sol en Madrid al viejo edificio del Valcárcel recobrado en Cádiz, de Jerusalem a Wall Street, de la plaza Tahrir de El Cairo a la Bolsa de Barcelona. Quizá discrepen sobre qué desean, pero tienen claro qué es lo que no quieren: un sistema que permite que el capital social de la empresa de Steve Jobs equivalga a la cuantía de la deuda griega.

    Con distintas palabras, ese es el mensaje que sonó el sábado por las calles de la globalización. Es probable que el virus de la recesión no afecte igual a un chocolatero belga que a ese marroquí de Safi, muerto cuando los antidisturbios insistieron en proteger a los ladrones y endiñarle a sus víctimas. El virus económico que aqueja a nuestra deuda y a la de Lationamérica es el mismo, pero sus defensas son diferentes. Los anticuerpos de EE.UU o de la Unión Europea no pueden compararse con el de uno de esos niños con ojos panorámicos y huesos minúsculos que aguarda en Somalia a que la caridad o la justicia dejen de ser un burdo rumor.

    Quizá hayan leído a aquel Federico García Lorca que, tras el crack del 29, describía a los seres humanos como “encadenados por un sistema económico cruel al que pronto habrá que cortar el cuello, y sordos por sobra de disciplina y falta de la imprescindible dosis de locura”. Su presagio no se cumplió, ni entonces ni ahora, pero a ver quien es el guapo que corrige semejante diagnóstico. Esto no ha cambiado pero nos estremece. Nos conmueve. Los inmóviles, sin embargo, aún abarrotan los balcones.

    Tags: , , ,

  • 10.10.2011 – Juan José Téllez
    Fuente: Público

    Impasible el ademán, Mr. Marshall sigue cruzando por Rota. ¿Dónde están tus huertos, tu melón, tu calabaza?, preguntaba Alberti desde el exilio cuando el salvador de España subarrendaba la península ibérica al Pentágono. Era 1953 y Franco salió de la autarquía del brazo de la Santa Sede y de Yankee Doodle Dandee, entre bombas en Palomares y leche en polvo. Los marines salían de francorrida en los 60 por un mapa de güisquerías que, por malo que fuera el ron como canta Javier Ruibal, abarcaban desde Morón a Torrejón y a Zaragoza o la Bahía de Cádiz. Las licencias de taxis se multiplicaban para llevar y traer a los mamporreros de los Polaris.

    Fuimos tan anti-Otan que nos hicieron a la fuerza más pro-Otan que nadie. Frente al ruido de sables, el sablazo de los ruidos de los Harrier sobrevolando Doñana. El cambio fue un cambiazo. Zapatero se mira en Felipe: ambos se traicionan a sí mismos y a sus votantes, por la jurisprudencia penal de los intereses de Estado. En los 80, seguíamos viviendo en una huerta atómica, con Miguel Ríos. Pero bombardeábamos Sirte a las órdenes de Reagan con el mismo denuedo con que ahora machacamos a la Libia de Gadaffi en apoyo de las petroleras europeas.

    Todas las guerras pasaron por aquí o por Gibraltar. Las bolsas negras pasaban pronto de los telediarios a los hangares del sur de España. Los vuelos secretos de la CIA cruzaron sobre Baleares y Rota rumbo a la infamia de Guantánamo. Fuimos un poco Kabul, un poco el Bagdad del trío de las Azores. Ahora, seremos escudo antimisiles para el Capitán América. Como si pretendieran convencernos de nuevo de que los yihadistas no sólo tienen mala hostia sino armas de destrucción masiva. Como si fuéramos a creernos que Irán o que Corea tienen capacidad suficiente para bombardear Oregon pasando por Getafe. Y nos vendemos por un puñado de dólares o por un puñado de empleos. El bueno, el feo y el malo acribillan nuestros sueños. Hay una España que desconfía de sus colt y hay otra que se pirra por limpiarles las botas. De Rota en derrota. Hasta la masacre final.

    Tags: , ,

  • 03.10.2011 – Juan José Téllez
    Fuente: Público

    A ciertos sectores de Cataluña parece inquietar el velocímetro del habla andaluza. Su acento ya puso en guardia, en su día, a Montserrat Nebrera, entonces a bordo del PP. Y, en sede parlamentaria, insistió en ello hace poco el president Artur Mas, de CiU. Los niños andaluces hablan tan rápido que no se les entiende. Cierto es. Tanto que Hollywood debiera doblar las películas al andaluz para ayudar a la inmersión lingüística del sur. A cambio, la Junta de Andalucía habría de subtitular algunas sevillanas para que puedan ser felizmente comprendidas durante la muy plural feria de abril de Barcelona.

    Existen, sin embargo, motivos poderosos para que el andaluz hable con más velocidad que Fernando Alonso en sus mejores días. Tiene que recuperar el tiempo perdido durante siglos de mordaza: desde la expulsión de los moriscos y sefarditas, los habitantes del sur estuvieron más callados que en misa, salvo cuando les dio por crear un anteproyecto de democracia con la Constitución de Cádiz. Ahora como entonces, puede que tengan muchas ideas y teman que no les de tiempo a expresarlas porque cualquier día pueda volver el tío Paco con la rebaja de las libertades.

    Andalucía estuvo tan lenta durante el siglo XIX que dejó que les cerraran de saldo sus primeras fábricas textiles. Los suyos tuvieron que darse bulla para coger a tiempo el transmiseriano y buscar en Cataluña el asilo político contra el hambre y demostrar luego que podían ser tan cataluces como andalanes.

    Se apresuraron para poder escribir a tiempo los mejores versos del 27. Y para evitar que en 1980 le tangaran la autonomía cuando intentaron endilgarles sin suerte una de segunda mano. Lo mismo cualquiera de ellos propone que las oposiciones públicas en Andalucía se basen en exámenes orales al ritmo de los neutrinos. Así, quizá jugarían en igualdad de condiciones con otras comunidades que tienen la inmensa suerte de ser bilingües. Pero, bienvenido sea, ni todos los catalanes ni todos los andaluces desprecian las otras identidades sino que se limitan a defender razonablemente las propias. Cuestión de estilo.

    Tags: , ,

Recomiendan